viernes, 3 de junio de 2016

Día 747: Criatura

      Siento que en algún confín de las galaxia me perdí. Quizás sean las irradiaciones de los gases. O el silicio. Todo es nuevo para mí. Nací en un Edén todavía a medio cultivar. Y no espero, ni me predispongo, lo vivo y listo. Después que vengan los jurados con sus indagaciones.      
      Deberé verme como un extraviado. Un niño atado a una roca que se va, lejos, lejos, hacia el fondo del océano. Así deberé verme. Donde no hay culpa. No hay padre, ni madre, solo uno y más. Hay más. Porque menos es poco.       
      Busco a tientas un encendedor para ver luz dentro del incendio. No entiendo que soy el fuego. Lo necesario para ser luz y oscuridad. Y sin embargo vacío de necesidad acudo al juicio. No importa ser algo de lo incorregible. No me importa. Es bueno tenerme en mi mismo. Cultivarme hacia adentro, como esa planta que se autofagocita. Me importa tenerme. Dentro.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...