domingo, 12 de junio de 2016

Día 756: Tela de misterio

      Ese hombre no tiene desperdicios, tampoco cosas buenas. Es, cómo decirlo, ni una cosa ni la otra. Esa clase de personas que no elegirías para formar parte de tu vida. Un nada. Hombre nada. Vacío. Descargado. Tabula rasa. Un sujeto ideal para experimentos, si esos experimentos existieran. Después de un tiempo los efectos desaparecen. Si nadie lo ve, nada lo reclama.
      Envuelto en una tela de misterio ese hombre entra a un local y pide una cerveza. Tiene un cigarrillo en la boca sin encender. Alguien le hace señas. Se acerca a la mesa sin decir una palabra. Ambos entienden de lo que trata el intercambio. En actitud silente esperan la cuenta, mientras se realiza la transacción. 
      Espías del siglo XXV. Entienden poco lo que reciben. Son meras mulas de carga. Ningún hacker es capaz de violar la mente humana. Aún. Salvo una mente preparada, la de la propia mula. Una mula puede decodificar el mensaje y vender la información al mejor postor. Mercado negro. Freelance. Por supuesto debe aguantar las represalias. Los cañones apuntando sobre su cabeza.
      El hombre entiende que se maneja con el filo del mismo peligro. Pero poco interesa. Tanto perdido por perdido aguanta una nueva tirada de dados. Su suerte cambiaría ese día. Eso es seguro. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...