martes, 21 de junio de 2016

Día 765: El precio de la palabra

      Mi debilidad es la de querer apagar el silencio con palabras. No tienen una idea. Sufro. Y en grandes cantidades. Nunca pretendí que la verborragia fuese considerada un pecado capital, pero de algo si estoy seguro, siempre está en los restantes. O es lo que quiero creer. Soy un miedoso nato al vacío.
      Estimo que es la cercanía a la muerte lo que me aterra. Tengo quince, pero para eso no hay edad. Se teme o no se teme. No queda otra. No hay un punto medio en el que seamos todos felices. Tal vez lo sea el suicidio en ciertas sociedades. A mi no me preocupa esa idea. La muerte es un vacío demasiado grande para ser llenado. No quiero caer en esa clase de abismos.
      Sin embargo me atoro en las palabras. Utilizo frases rimbombantes para llamar la atención. Todos los adolescentes queremos que nos presten atención. ¿Qué ser humano no? Yo no fui esa excepción. Nunca quise sentirme especial. Las cosas se dieron de esa forma y no me quejé.
      Por momento creo encontrar un equilibrio. Muerte y palabra. Asesino el vacío con las palabra. Combatir el fuego con fuego. Así le dicen. Por supuesto. El vacío de la palabra. Decirlo todo, hasta que no quede nada.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...