jueves, 23 de junio de 2016

Día 767: Cronos

      No sé si considerarme un agradecido. Yo hice todo. Todo. Desde el más minúsculo neutrón hasta la galaxia más lejana de todo el maldito universo. Se me fue un poco la mano, lo acepto. Tengo mis limitaciones, ya saben. No puedo escucharlo todo, eso es algo típico de los superhéroes. Yo soy una simple entidad con ciertas cualidades para la construcción, nada más. Un albañil de la existencia, si quieren llamarlo de algún modo. 
      Hay selvas, concreto y vientos. Nubes, árboles y lechuzas. De algunos elementos y otros tantos se compone esa ecuación llamada Tierra. Un accidente lateral. Otra de las tantas esferas que se me escaparon de las manos. Digo manos porque sería difícil explicar con palabras y equivaler algo que no hay en lo que no existe pero sin embargo actúa. En cada momento actúa y me excede.
      Debo parecer un sujeto débil. Tan débil. Nunca fui el más fuerte en la familia. Me criaron a la sombra de mis hermanos. El menor. El gurrumino. El tragadioses. Es un feo apodo, pero es lo que hay. Les repito, yo no lo hice. Solo le di un empujoncito. A ver cómo salen las cosas. El tiempo inicia pero siempre acaba, de alguna manera. El viejo duerme en su guarida y pronto, más que pronto, mi tiempo tendrá que llegar. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...