viernes, 1 de julio de 2016

Día 775: Las opciones

      No, señor, no me deje en esa pregunta. Algo se me atora en la garganta, un garzo tal vez. El amor, dicen que es el amor. Y por supuesto, mi incapacidad de amar. Amar y sentir, cosas que hacen los boludos. A lo mejor la fortuna está y todos nos convertimos en robots asesinos. No hace falta, señor, no me ataque. Soy una princesa recelosa. Una montaña de pus sin su Venus.
      Podría ser la bella dama, podría serlo. Si me lo propusiera. No. No lo quiero. Me ven como la tonta de enfrente. La estúpida que aún siente. Cómo puede usted atacar mi integridad, señor. Vade retro, Satán. Si tan solo supiesen, que de tonta solo me hago.
      No me importa la belleza ni qué tan lisérgico pueda ser el ácido. Las drogas son la realidad. Lo que muere en mi cuerpo nunca despierta. Mi cabeza es una tumba de secretos. Podría hablar hasta la eternidad y aún prefiero el silencio. No quiero. No queremos compartir las desgracias que nos toca vivir. Puedo ser aquella mujer, la del misterio, la de la película, o puedo ser nada. Al menos déjenme elegir.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...