jueves, 14 de julio de 2016

Día 788: Grumo

      El sueño se repite con intensidad y el gusano se pregunta a sí mismo quién es. Tal vez la solución sea reduplicar el algoritmo. No puedo, dice, es demasiado fuerte, dice. Y es tan solo un gusano de muerte, esos que se entretienen con la carne de aquellos que guarecen sus cuerpos en el cementerio. Un gusano, al menos, insignificante. 
      Sin embargo los sueños acometen. Salen a predicar a la intemperie. Ofrecen una visión del mundo apocalíptico que supo ser. Qué tan poco el gusano muerde. Y por fuera, el vestido de las almas, un nauseabundo mar de palabras. Teje un nuevo organismo que asimila y reproduce. El gusano es uno más de tantos.
      Confidente aguarda el espectro. Guardián de todos los secretos, de los que hay y serán. El tónico reverdece en su lengua. Dice que va a decir y se calla. Aqueronte tiembla en su barca. No hay más parecidos en el nuevo reino. Babilonia debe caer. Una vez más.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...