martes, 19 de julio de 2016

Día 793: Barro negado

      El acto vil del resorte. Todo lo devuelve a su estado inicial. No existe un legislador más duro que el resorte. Y el cielo que juzga. No existe peor naturaleza. Un trozo de metal enroscado. Un empuje o algo que retiene. O ambas. No existe peor energía.
      Y por sobre todas las cosas el frío que trama sus planes, en las afueras. Una fuerza que inmoviliza. Una película muda en acción. Cese de palabras. El tónico pierde su efecto. Las palabras pierden su efecto. Se confunden en la bruma. Se atascan en la arena, bombas de tiempo sin reloj. 
      El día D. Normandía. Los disparos y el frío. Los soldados sienten los resortes en sus pantalones. En la entrepierna. Una fuerza primordial, concomitante. Hay resortes en el piso, junto con la carne destrozada y las minas por estallar. Un teniente pide ayuda. Al cielo tal vez. Esta noche no existe la palabra. Salvación. Para unos pocos. Para nadie. El efecto del resorte y los amplios terrenos de la nada.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...