lunes, 25 de julio de 2016

Día 799: Soledad zombie

      El tiempo en que tarde en extenderse el contagio. La piel se retuerce bajo el peso de la enfermedad. Luego empiezan a fallar los pulmones. Más tarde la muerte. El cadáver debe permanecer en reposo durante cinco días. Es la receta perfecta para cocinar un zombie. 
      Las razones para levantar un cuerpo de la muerte son las mismas que dejar a un pervertido en un jardín de infantes. Un pleno sentido del placer sádico. Es un sentimiento que viene por oleadas. Y la pobreza. Esa falta de carne humana lo que torna desesperante el cambio.
      Y algunas acotaciones. El zombie, único en su especie, a diferencia de las películas, no puede reproducirse. No posee órganos sexuales. Tampoco es un contagio que se extienda bajo las mordidas. Se siente solo. Muy solo. Desearía extender su mundo solitario a espacios más abiertos. Imagina su propio apocalipsis zombie. Y por suerte sabe que algún día va a ganar. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...