martes, 26 de julio de 2016

Día 800: Limitaciones de la especie

El niño nunca llegó a su casa. Fue un mensaje que llegó alto a las autoridades. El radio de búsqueda se extendió al planeta. Sin embargo nadie lo encontró. Pasaron dos semanas cuando un cadáver conocido se asomó a la puerta. No hay dudas. Marcas de animal en todo en cuerpo. Un lobo o un animal salvaje de ese calibre se había desayunado al pequeño.
Nunca algo fue tan despedazado como ese cuerpo. El rompecabezas humanos cubría todo el patio de la casa. Una pregunta a la humanidad. Cada pequeño retazo de historia. Pistas. Conducían hacia ese momento en el que la vida se detiene.
El color del hueso revelaba meses de putrefacción. Las viejas anécdotas del mundo ingresaban. Un organismo simbionte. Nunca habría nacido de no ser así. El niño atravesó los límites en donde se coagula el límite del espanto. Ese patio de estrellas llamado Tierra. El animal nunca existió. Heridas auto infringidas.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...