miércoles, 27 de julio de 2016

Día 801: Tres emisarios

      La pérdida total del sentido. Si es que alguna vez existió. Se propone una primavera en el exilio, entre las tormentas y los ciclos de verdes y negros. Revueltos ciertos puertos del cerebro. La paz boca arriba. Es subyugar o ser subyugado. No hay especie más lamentable que el silencio.
      Levanten abajo sus sueños de artillería pesada. Den por acabada la esperanza de permanecer en el sitio adecuado. El espacio nocivo. Nunca antes alterado. ¿Por dónde conduces lugares de muerte? Antes o después verás esa puerta.
      Un intento sinuoso. De un vicario momento de falsa esperanza. El hombre hace sus cuentas y pierde. Valioso eso del que tanto espero. Es el año del cobre. Nada lo vale. Un pocillo de nada servido en la mesa. No pudieron esperar. Las cosas cayeron sobre el marco de los huesos. No tener lo que cualquiera puede comprar en el kiosko.
      Y el valor de lo que se pierde. Corta con lo que muchos ven y oyen. Tres emisarios. Es muerte. Es vida. Es lo que nunca será. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...