lunes, 8 de agosto de 2016

Día 813: El camino de los huesos

       Uno se dispone, mejor, quiere amar a la velocidad del sonido. Y no es cuestión del tener, es más bien el haber de una naturaleza defectuosa. Quién pudiera hacerle frente, a ese monstruo de cama que recita viejos miedos a los oídos de adultos desprevenidos.
       Después está la cosa de ser mejor. Uno trata. Mejor, quiere. Siempre es querer antes que poder. Todo fallece en la mente. Así mismo nace. Así mismo nada. Cuánto de los pocos prevalecen. Esos que vagan entre las sensaciones atoradas, sumidos en pasiones de excremento.
       El entorno de un eje sencillo. La noche acomete sin piedad. Rasga la superficie y muerde el señuelo. La bestia despierta. Con ojos abierto sueña. Las pesadillas del otro. Y de muchos múltiples también.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...