jueves, 25 de agosto de 2016

Día 830: Panoramarronado

Debimos tocar el cielo con una mano. Pero los sueños no están hechos de sueños. Guardan historias de mierda detrás de sus espaldas. Muchas historias de mierda. Pero también la alternancia positiva. Ese bendito momento en el que todas las cosas parecen salir bien. Y al final sale mal, porque todo el mundo está cagado. Cagado como la gran puta.
Fuimos ese sueño de gloria eterna, como los equipos de fútbol, esas alineaciones clásicas que los viejos repiten de memoria. Nacimos y no nos reproducimos. No quisimos expandir la peste. Un ejercicio de pasión. El ser humano lo es.
La falta de momentos perfectos es lo que nos hace ser. Fugitivos en cualquier tiempo es la certeza de aquello que nos espera. Por eso alimentamos sueños con la misma fuerza con que parimos a nuestros monstruos. Esos cagan la almohada y lo que venga. Esos son todo lo humano que desearíamos ser. Y más.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...