lunes, 12 de septiembre de 2016

Día 848: Incrédulo

Que me extirpen el tejido adiposo, que no nací para creer. Fui el semen escupido sobre una cuna de estiércol. Y sobre el sulfuro crecimos, dueños de todo fuego. Fruncir el ceño, construir una imagen apagada, un loop a destiempo. Y el sonido de miles de coros, millones de idiomas cruzados. Babel impera.
Y la melodía es la misma, se cuece en nuestras miradas, nos asomamos tanto al horizonte como al pozo. Una verdad dicha a medias cuanto puede parecer la mentira que resultará ser. Nunca un gesto servil. Muéranme un poco más, que el resto es historia. Supuren la cosa hasta el extremo de lo que seré en ese mundo cegado por las máquinas.
Me empujan un poco más hacia ese costado, el débil, el frágil. Ese que tanto espero contagiarme, degollado, el veneno que tanto despiden los muertos. Lo que tanto nos parecemos poco lo superamos, la vía del tren queda corta, hacia donde el camino termina.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...