viernes, 16 de septiembre de 2016

Día 852: Multiversos

Allá dejé mi espina, clavada en el culo de otra persona. Soy esas cosas que nadie quiere, como la mugre o el espanto. Tuve unos minutos de gloria, pero no llegué a los quince. Pedí que me devuelvan mi dinero y me robaron. Soy el paria de todos los mundos conocidos. La mejor opción de un país vacío. Mi corazón pertenece a otra parte, a otro momento.
Y nunca los corregí. Fui el histrión incurable de esta causa. Me mandaron al sicofante y no dije ni los números. Soy un buen patriota, de esos que cantan el himno con toda la fuerza. En Guantánamo hago buen papel. Toda la vida, como eso de Calderón, es teatro.
Me topé con una montaña de caca. En la punta está mi bandera. Soy de mi propia nación. Una inventada, en donde los presos dicen por favor. En ese rincón las personas se abrazan con una premura que linda con el inconsciente. Supe ser algo más. Una cosa parecida a algo sin forma. Supe ser, pero ya no está, la espina desapareció.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...