lunes, 26 de septiembre de 2016

Día 862: Hallar las direcciones

A veces solo tratamos de introducir algo dentro de un cuerpo. No se malentienda, no es de sexópata. Es una inclinación, digamos, natural. Y nadie se preocupa por sacarlo. Estar, no estar, el contenido intrínseco de la cosa. Lo valioso del asunto es poder encontrarse al margen. Sin votos. Blanco para el momento elegido.
Tener que basarse en el instante. Palabras acotadas. Justas. Nunca pagamos el precio adecuado. Puede irse todo a la mierda, con ese artefacto adentro. Y no, no es de sexópata. Todos la esconden, esa vergüenza incógnita. Algo más para decir, para quedarse en silencio. El abandono. Oscuro puede ser mejor. En lo negro, el mejor camuflaje.
Nunca pretendí hacer caso de las señales de peligro. Fuimos para adelante, sin advertencias. No es el mejor momento. Quizás nunca lo sea. Saltar. Y hacia dónde. Tal vez falten nuevos botones.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...