viernes, 30 de septiembre de 2016

Día 866: Sorna

En algún lugar del universo hay un grito ahogado. Deben ese partido, el definitivo, el que todos pierden. Unos pocos cambios, los necesarios, en torno a un círculo desgastado. Nos propusimos hacerle frente al desagrado, unos pocos momentos en que el amarre de nuestros corazones puede dejar libre la sensación y su ocaso.
No supimos acordarnos de los buenos momentos. Tampoco éramos tan perfectos. Dudo que exista otro instante similar. Puedo imaginarme mil despedidas. En esos recovecos nos perdimos. Abandonados a las pasiones de la carne. Después vino el frío, seco. Y los saludos de rigor.
Quizás encendimos el témpano y nos quedamos cortos. Fue esa cosa de joven, del arrebato, la insensatez. Después, lejos, pensamos. La distancia nos hizo grandes, viejos, sensibles. Nos acordamos en otros códigos de apagados colores. Fuimos vida y somos recuerdo. No importa que tanto fuéramos. Si no es milagro ya nada ha sido.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...