sábado, 1 de octubre de 2016

Día 867: Correcto lugar

Abandono con gesto displicente el recinto. Es un hueco afuera de la superficie. Un eco en un jardín de puras nadas. Mi pequeño momento se estira. Soy el amo del puto instante. Nadie puede creerlo, estoy por encima de la ola. Y el tiburón se acerca. Muestra los dientes, depreda, quiere la carne que a otro le pertenece. No se la hago fácil. Así es la lucha. Por siempre.
No supe decir otra cosa. Soy tonto a lo que pasa tan rápido. Las mujeres arrastran sus piernas sobre el jugo de las especies, portan el virus del mañana, son más. Silenciadas. Soy su esclavo. Ellas ordenan. Ellas comandan. El nodo distante se enciende. Un motor a media revolución. Nacimos para esperar. Nacimos para no ser pacientes.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...