lunes, 10 de octubre de 2016

Día 876: Lo general de las cosas

Algunos no me van a creer. Es una historia de las fantásticas. Acerca de un gusano que se crió debajo de un sofá. Comió monedas y así vivió hasta crecer. Un devorador de sueños. Desde abajo del cojín metamorfoseó en una cosa rara y fea. Adulteró el código genético, su propia existencia, hasta desaparecer en los costados del monstruo. La cosa fea y rara, que avanza hasta más no poder.
En la calle se vio nacer, tomó droga para hacerse mejor, ese gusano ya no gusano. Dicen que quiso hacerse el malevo interplanetario. No le funcionó. Así que volvió a su naturaleza primaria, o sea, la de fagocitar sujetos. Los pocos momentos de soledad, allá en el barrio, el gusano hecho otra cosa reflexionó. Pensó su corta vida, así como lo hace la gente que crece. Y decidió pegarse el tiro. El definitivo.
No piensen en lo obvio. Lo obvio nunca ocurre. No fue suicidio. Se mató, es cierto, pero con otro propósito diferente a morir. Se mató para ser algo más grande. Un sentido de propósito mayor. Sus células esparcidas por la tierra se conjugaron en algo mayor, un super gusano, un algo más feo y raro que azotó la Tierra por millones de años.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...