miércoles, 12 de octubre de 2016

Día 878: Imparable

El ácido de la batería sigue en la lengua. Son nueve voltios de puro poder. El poder más puro. Otrora droga. Y por supuesto, el contrabando de mejoralitos. Todo al alcance de la boca. Nada para temer. El mundo merece ser conquistado. Un pequeño Alejandro Magno toma el cuarto de juguetes. No dejen que el cuento se repita. Menudos insolentes, adultos con barba. Súcubos del alma.
Las sanguijuelas bebés crecen, maman la sangre de las naciones. Y con el espíritu. Son el debilitado paso, el que está por venir. Tomemos revancha. Nos apropiamos de su mundo. Castiguemos sus sueños. Hay que alabar al dios del dinero. Expurguemos el credo del menos es más. Furor verborrágico, penares barrocos para la totalidad de las especies.
Libertad para pocos. Intrusiones para muchos. No regalen el tiempo a la nada. El sigilo con que la niñez desaparece hacia el terremoto tiembla. No pude detenerlo. No pude.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...