sábado, 22 de octubre de 2016

Día 887: El algo más

Contados minutos para lo que poco espero. No existe una regla mnemotécnica para olvidar. Somos el desperdicio de la sociedad, eso que las voces callan. Mi sentido diría que fui algo más para ser convocado. El espíritu de la catástrofe, un cierto silencio adecuado. Seamos concisos, brega la pantomima.
Puedo ser algo más. En la rueda de la ignorancia todos ganan. Nadie es tan adecuado como el fantasma de la cosa. Un niño pregunta en voz alta si puede sostener el cadáver. El carnaval abre las puertas. Veinticuatro horas, siete días de la semana. Un festival de la herida, expuesta, el cielo abierto, un camino que muere en las múltiples esquinas de la nada.
Si en algo nos parecemos es porque alguien lo cuenta. Una seguidilla de palabras sin sentido me ilustra, tanto como el mejor ladrón a punto de ser robado. Capturado in fraganti, la posición más adelantada. Pudimos velar al muerto con ciertos visos de inanición ritual. Pero lo dejamos respirar. Y ahora es algo más. Aunque ya no quiero mirar.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...