lunes, 24 de octubre de 2016

Día 890: Rodeados

Fueron tiempos de loca revolución. Así quisimos que sea, a falta de algo mejor. Recuerdo que Lofredo me lo dijo más de una vez: nosotros vivimos de pedo. No es fácil la cosa cuando se está al costado de la ley. Una vez casi nos agarran. Ya saben, balas y policías, policías y balas, así nos tratan.
Nuestro experto el explosivos, el bomba (sí, ya sé, no se nos ocurrió un apodo más ingenioso), siempre nos llevó el apunte. El tipo era nuestra vanguardia, y también la retaguardia. No sé como corno hacía para estar en el detalle. Un iluminado. Una vez le dije en broma, vos tenés dos o tres clones que laburan para vos. El bomba me sonríe y no responde, el ladino guarda el secreto, lo sé.
Fue una cosa de película. Cinco patrulleros y como cien efectivos. Una batalla, y eso que no somos más que cuatro. Cuatro tipos con prontuarios similares. Nada más. Y aunque no lo crean, en ese momento experimentamos una sensación de muerte. Nos pusimos filosóficos, con la tormenta de mierda a nuestro alrededor. Nos dimos un abrazo. Eso creo que hicimos. A la buena de Dios.  Las palabras de Lofredo. Si, vivimos de pedo. Una lluvia de plomo cayó. Ni sé como contarla.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...