domingo, 30 de octubre de 2016

Día 896: Callar

Existe un nuevo tormento. Caótico. Abrigado en la superficie del mundo. El minuto nocivo de la palabra contamina y expande. Corta, expira, corta. Y la secuencia repite un espanto ampliado. La vida, un otro que recibe la sombra. Estructura y recodo, algoritmo y desperfecto. Un mayor cielo espera. Aguarda. Desespera.
Movimos las manivelas. Y la intriga monocromática nos desveló. Un poco de sangre en el labio no hace un hematoma. Hace. Real. Y configurado como uno. Poco. Corto. En la noche las aguas despabilan el sueño de aquel que grita.
Perder el estribo. Encontrarse. Luego volver el maremoto en contra. Laberinto. Nunca. Sin valor. Nulo. He perdido la noción. Obsoleto. Y sin embargo. Aguardo. El intrínseco momento, en que ganas y fuerzas quizás sean lo mismo. O no.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...