lunes, 7 de noviembre de 2016

Día 904: Tocado

Nació con el toque, al menos así le decía a esa extraña habilidad de convertir lo que sea en mierda. De pequeño le contaron la historia de Midas, y es lo que deseó por siempre. Convertir en oro todo lo que se hallase a su alrededor. Salvo por ese detalle. No fue oro. Sus seres queridos fueron los primeros en experimentar el toque. Unos soretes de metro y medio quedaron entre sus manos. El toque maldito.
Así como si nada un día el efecto se fue y amaneció el mismo convertido en una gran caca. El viento dispuso los olores. De esa manera gran parte de la ciudad quedó en cuarentena. Y luego ocurrió el milagro.
Los inodoros, tapados en mierda, empezaron a brillar.
Oro por todos lados. Caca de oro. Oro de culo. Pequeñas masas amorfas doradas invadieron la Tierra. Sin razón aparente. Este debe ser el verdadero toque, pensó. Adiós, pobreza. Y cegado por el afán de tener oro en sus bolsillos, el hombre del don se dejó llevar. Olvidó el detalle, la enseñanza de Midas. Un mundo hecho oro deprecia el valor del metal. O sea, un mundo hecho oro no vale nada, en lo absoluto.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...