miércoles, 9 de noviembre de 2016

Día 906: Así

Santos demonios hagan su parte. Convóquense sobre esta tinta. Hagan padecer el yugo de la letra a los viles, cortos de entendimiento. Sepan que tan corto es el trayecto que lleva el muerto al patíbulo. Una polilla carcome el recuerdo. Vuela la garrapata sobre el ojo. Los insectos reinan. No levanten aún la bandera. Es tarde. Y el tiempo es lo que nunca comprendimos.
Después ocurre una escena sin sentido. Vuelan pedazos de vidrio y el héroe regresa a su tierra. No pidan cifras de rescate a una nación empobrecida. Las almas piden descanso aún después de la tumba. Son insaciables. Pobres reflejos de otra era, distinta al hoy. El difuso miembro del equipo para demoler el mundo conocido hasta ahora.
Desprenden las mamposterías, tiran abajo las paredes. La ventana queda sin vidrio. Ni un tonto deposita la fe en la esperanza. Dividir en la tempestad. Nada es sucinto de ser reconstruido. El mundo tiene que venirse abajo. Todo tiene que caer. Así. De una vez por todas.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...