jueves, 10 de noviembre de 2016

Día 907: Lo de adentro

Nunca fui parte de esta historia, aunque creo que me tienen un lugar reservado. Quizás cierre la puerta. El hombre mas viejo del mundo. O tal vez la muerte más estúpida. No, tampoco es cuestión de alcanzar un record. Con ser basta. ¿A quién le basta? ¿A mí? No, por supuesto, pero me contento. Debe ser ese talento por la mediocridad. Esas ganas de apretar el gatillo contra lo que venta. Me hablan de amor, pero el odio todo lo puede.
Nací en una constitución del acto que prefiero olvidar. Estoy desprovisto del encanto de las masas. Soy demasiado individual para dejarme arrastrar por la efervescencia de la felicidad. Me gustaría ser atrapado en la sensación. Feliz. Olvidar todo lo malo. 
La intemperie nos sienta bien. Nos ayuda a pensar. Cómo perderse en las cosas, si tan solo es un solo camino. Directo al patíbulo. Lo que viene no se hace esperar. Ya es tarde, ya está medio cocido. Es sombra y luz, brillo y espanto. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...