sábado, 26 de noviembre de 2016

Día 923: Resaca

Vamos a suponer que existe. Un camino. Pintado con muchos colores. Digamos que ese lugar es lo que permite que todo ocurra. Bueno, al menos gran parte. Un cruce de señales convoca a los actores adecuados para la ocasión. Una persona que reciba a los invitados. Otro que salga a pedir disculpas por la demora. Después, los postres, y los canapés. Que nada falte.  Vamos a suponer que se pueda teñir la ocasión de un rigor hedonista. Placer en extremo.
Nos despedimos de la insolencia con la perfección de un prestidigitador. Los recuerdos cautivos de alguien que despierta cada vez más y más. No digan la palabras necesarias. No hace falta. La disposición de las ideas. En los actos nos demostramos, ejes de una distinta situación. Agitemos el avispero y metemos la cabeza. Hay un horno para cada alma. El fuego espera.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...