sábado, 3 de diciembre de 2016

Día 930: Crónica del hambre

Los convocaron por sus aptitudes. Son materia maleable, decían. El refugio era una fiesta. El desvío fue preciso. La excusa, un accidente. El contingente tendría que caminar unos metros hasta el área de reunión. Tiempo justo para que los cazadores hagan su magia.
Los reducirían de a poco, por diversión. Después vendrían los negocios. Cien triunfos, el valor en el mercado negro. La gran hambruna, un mal que azotaba la Tierra desde hace diez años. El tabú lo impidió en un principio. Y de la necesidad vino el negocio. Demasiada pobreza, demasiada hambre, demasiadas personas. La ecuación es sencilla. Y el secreto se descubrió.
Los seres humanos eran contratados por empresas de alimentación, para alimentar a las masas con sus cuerpos. Carne humana. Más barato que criar una vaca. Y más nutritivo, decían algunos. Tampoco quedó opción, los vegetales y otras variedades alimenticias ya no existían. Sólo la carne que recubría los cuerpos de la humanidad. Y lo más relevante, era rica.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...