jueves, 15 de diciembre de 2016

Día 942: Litio

Me gusta advertir al pedo, me da una sensación de superioridad, una que nunca tuve. La miro desde arriba, con sorna mientras que me mojo los pantalones. No debo confesar el miedo, no debo sucumbir al terror ancestral. Los vínculos que se cortan, paredes caen. Y tu preciado muro, una montaña de mierda.
Puedo divagar en muchas lenguas aunqir para expresar mis deseos no existan palabras. Quedás corto con las alternativas y nadie se explica, como un hoyo, preciado, en el cerebro, puede ser la felicidad. Puede ser, todo o nada, aunque es posible que no lo sea. Me es fácil revolcarme en el hastío. Una aspiradora quiere vaciarme. La suciedad queda bien conmigo. Atorarme de mierda. Hasta que lo bueno termine.
Mi reinado está afuera. Nunca quise esta  corona de gusanos. Al menos en mi soledad me permito ser sincero. Puedo mentirme y ser tan abarcativo como el diccionario me lo permita. Estiraré la vida, como un buen sobreviviente. Y a veces sacar la lengua, que la depresión no me impida divertirme. Los reinados caen y ya saben, eso siempre da motivos para reir.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...