viernes, 23 de diciembre de 2016

Día 950: Adios, Tierra

Cultivé durante la noche las últimas semillas de mi resistencia. Me rendí para dar paso a la muerte y todo lo demás. Hacer lo que se debe, comida de gusano. Intenté enredarme en una pelea por última vez y no me dejaron participar. No me daba la altura. A ciertos individuos le ponen etiquetas. La paz o la guerra, el cielo o el infierno, caer o lo que sea. No debo confiar. No debo entregarme tan fácil.
Nos gusta ser inconscientes. Lamemos el riesgo con gusto, como un helado barato a punto de derretirse. Cautivos del momento, una instantánea negra. No ver todas las millones de estrellas sobre las cabezas. Nunca abandonamos la naturaleza. No del todo. Ahí esta, una rendija, el conducto.
Sale a la intemperie sin pasaporte, arriesgado y valiente indocumentado. Nada ilegal. Así predije la crisis, el fin del mundo y todo lo demás. No calculé el resto. Un factor inesperado en mis mejores momentos, los más bajos. Tengo una predilección a esa clase de catástrofes. Ideé una cápsula de escape para cuando sea indicado. Los minutos contados y el aire escaso. Es tiempo del adiós. Adiós, Tierra.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...