viernes, 30 de diciembre de 2016

Día 956: De un lado de otro

Me quedo con el desasosiego, la figura del espanto. No hay canales para medir el miedo. Es un grito solo, confundente, que acribilla la oscuridad. No voy a estropear la melodía para decir lo que siento. El culto es el abismo, es lo que es, lo negro y todo lo demás. Nadie tendrá alas sin haber mudado plumas. Y debimos jugar con el desquicio, como para hacer pasar el tiempo.
Algo no vuelve, se queda en el medio, atorado. Adiós sumas perfectas. Nada exacto, todo es falla. Quiebres en las presunciones, paradigmas inexistentes. Todo es falla. Prenderemos fuego la máquina. Un muñeco más de fin de año. La imperfección del silicio y nosotros aparte.
Volveremos la cara al pasado, porque nos contenta repetirnos, ir a lo seguro. Y desaparecer desde ningún lugar, el fin del lente opaco. Una película debilitada. Contenido cumplido. La espera muerta, no vinimos a nacer. Fue todo un accidente. Celebremos la casualidad.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...