martes, 10 de enero de 2017

Día 966: Incoherente

Arrojen el tóxico a la playa, acaben con los bastardos. No hay esperanza. No dejen su fe en el patio de atrás. Aliados en la desidia nos queremos y somos, más fuertes que el precipicio. La señal de alarma, la gloria voluntaria del que muere sin respirar palabras mayores. Fuimos el resabio de una especie, el sol apartado. El confín del mundo, la desolación permanente. Imágenes que brillan en ojos por millones.
La vigilancia acosa, un minúsculo átomo se rebela. Compartimos el señuelo, algoritmos de libertad. Monos colgados de la copa del árbol más grande e inútil. Amigos en los contornos. Desde aquellos tiempos, los inmemoriales, los plagados de promesas. La diversión de una nueva excusa creada. No cuestionar el orden de las cosas. El maldito e inalterable orden. La consecución, el tren de la obsesión más decadente. Desde uno a dos y de tres hasta mil. Los incontables suspiros antes de la muerte.
Desde ese sitio se construyen los arquetipos y se tiran abajo. No estamos de acuerdo con las modas. Solo el flujo de las circunstancias. Se caen, se levantan y los empujan. El totem manchado, la sangre al cuerpo. Atrás las cenizas de un caos presente. Mas que nunca. Con la vista torcida. Y lo demás, también.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...