sábado, 21 de enero de 2017

Día 977: Diente en carne

Entremos a los codazos. Hay que dejar a todos atrás y ser la envidia de muchos. Es un club exclusivo, entienden. Hasta ayer nos escondimos de la sombra de los imbéciles. Hoy hay demasiada luz. Mucha luz. Luz cegadora. Salgan los esperpentos. Brillen en la ignominia. No hay salida de emergencia. El fuego es luz. El fuego es bello. Vamos a arder todos, sin preguntas.
Salemos la carne para la fiesta. Ahí dentro comeremos el fruto prohibido, el semen de nuestras entrañas. No es un plan de contingencia. Es la supremacía del caos. La casualidad que favorece al débil y le brinda un arma al desprevenido. Existen tantas puertas y pocos picaportes. Lo vivido quizás no sea lo real. Un pequeño desajuste en la máquina y nadie sabe.
Después adoramos lo eterno, otro cuento de hadas. A la larga todo muere, el infinito es cuento. Algún día vamos a llegar al borde y nos vamos a caer. Chocaremos contra la pared definitiva. Límite y fin del universo. Contaremos con grandes números pero contaremos. Y la mentira del dios benefactor quizás nos quede gorda. No hay solución maestra. La fiesta antropófaga es. Y es lo que somos.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...