jueves, 26 de enero de 2017

Día 982: Carnicero del alma

Contrajimos la lepra en el verano del 72. Fue contra nuestros pronósticos, entiendan. Dos tipos alocados y una mujer, vuelo ácido, esas cosas de la juventud. Y la lepra. Estuvimos un par de semanas con antibióticos. Y eso fue el fin de la historia. O al menos eso creímos. Puedo jurar que a mí no me curó ningún Jesús. No. Fue cosa de la ciencia. Aunque lo que vino después, eso sí puedo dudarlo.
Me hice los análisis médicos todos los meses seguidos a mi enfermedad. Todo limpio, todo legal. Y sin embargo empecé a sentirme mal, así como el culo, si me entienden. Algo en la panza me molestaba, y ningún análisis de mierda daba en la tecla. Todo limpio, todo legal. Y la cabeza se me reventaba sobre el cuello. Pero de nuevo, nada en sangre, nada en el cerebro. La ciencia no tenía respuesta a mi dolencia. En esos años existía un cierto brote de las medicinas alternativas. Aún el new age no se había convertido en el monstruo que es ahora. Tampoco. Debo ser el tipo más sano de todo el puto universo, mierda. Nada. Limpio. Y mi pensamiento fue el siguiente, si estoy curado, debo enfermarme. En la enfermedad seguro voy a empezar a sentirme bien. No tiene un carajo de lógica, pero entiendan que a veces las soluciones tampoco las tienen.
Me enfermé. Me curé. Me volví a enfermar. Me volví a curar. Y el cuadro de fondo continuó litigando las áreas de mi cuerpo que pueden tramitar ciertas sensaciones de dolor al cerebro. Y me cansé. Donde duele, corte, le dije al médico. No quiso poner en juego su título universitario el muy cagón. Donde duele, corte, le dije a un mercenario de la salud. Brazo, pierna, huevo, dedo, mano, brazo. Cortó con ganas. En meses me convertí en una papa humana. Y tenía razón. Dejó de doler, ¿dónde está mi Nobel?
Luego comenzaron los dolores a la altura de mi frente. Lo mismo. Donde duele, corte. Y me cortaron la cabeza, como en los buenas épocas de la revolución francesa. Y el dolor continuó.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...