domingo, 19 de febrero de 2017

Día 1006: Los muertos viven

En un santiamén ingresaron al muerto. Uno de los enfermeros le hizo las maniobras de RCP. El cadáver bailaba debajo de las manos del profesional. Una linea plana asomaba de un monitor. Cero pulsaciones. El médico observó al paciente y dijo: bueno, hicimos lo que pudimos, pásenlo a piso. Un pequeño gas se escapó del muerto. El camillero, a punto de retirarse, hizo un chiste al respecto.
Los familiares advirtieron la falta de respiración y se alegraron. Le hicieron caricias que no sintió. Y palabras que el oído no transmitió al cerebro, por supuesto, tan muerto como el resto de sus extremidades. Está tan tranquilo, dijo la abuela. Es la paz de la falta de aire, sostuvo papá. Es que a nuestro Carlitos le va tan bien muerto. Desde que se murió se hizo millonario, ya saben.
Y Carlitos les sonríe a todos, desde su rictus impenetrable. Sabe que los muertos tienen buena fama. Desde que estiró la pata todo en el universo le sonríe. Sus amigos lo quieren. Incluso su perro le hace caricias. Los muertos viven. Y esa es la verdad.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...