miércoles, 22 de febrero de 2017

Día 1009: Para nunca

El costado más odioso, el que tenemos, el único capacitado para recibir la trompada. Soleamos, decimos, para nunca, qué se yo, es un estado de mente, o de cuerpo, o de caca. De un rincón hacia otro. De a veinte mil galaxias contamos el aburrimiento. El depredador no engaña a su presa, le cuenta el chiste después de tragársela. Amor con dientes. Amor explosivo. Del contagio de las llagas nos curamos del sopor de la existencia.
En la estructura del prolapso nos gusta caer. Adentro. En lo profundo. Donde el negro es más negro y nadie pregunta. Certezas y nimiedades. La espuma de un licor barato. Exagera el moño la cortina, ver desde adentro, desde afuera. Una repetición consecuente, agradable al oído. El mantra de lo inservible.
Congelar la gónada en vinagre, no sepan decir lo único que la boca puede modular. El gran orificio señala todo lo que puede ser absorbido a otra dimensión. Hay que suponer un juego de palabras confuso como para terminar el enredo supremo. Nos conjugaremos en una amenaza mayor. Caerá fuego y ya no habrá responsables.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...