viernes, 10 de febrero de 2017

Día 997: Carroña

Existe, tal vez, otro muchacho, una salvedad. De ese modo funcionan las reglas, con sus recovecos oscuros y la refulgencia de ciertos puntos. Fueron hermanos en otro tiempo. Por razones ajenas a la lógica dejaron de serlo. Y así es como funcionan las cosas. Fue un intento estúpido de ficcionalizar la historia, ponerle un condimento.
Uno de ellos entra a un bar y pide una cerveza. El otro lo atiende. No se reconocen. Quizás en otra vida. Una similitud. Una remembranza física, eso. Y van a ignorarlo hasta el final, las últimas consecuencias. Un meteorito ingresa a la Tierra. Caerá en el bar, por supuesto.
Y los vampiros se autoconvocan a los restos. Animales carroñeros. Solo quieren algo de sangre, los pobrecitos. Pero los hermanos que no son hermanos sobreviven. Se limpian los escombros, están confundidos. Se percatan que son dioses, otra salvedad. Y en sus manos está la capacidad de repoblar la Tierra, o exterminarla. El paso definitivo.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...