viernes, 3 de marzo de 2017

Día 1018: Desvío

"Soy bueno en eso" dijo el hombre, y se quejó. El puto amo de la queja. Desde luego, con sus años de experiencia, nadie podía superarlo. Era capaz de quejarse durante el desayuno, el almuerzo, y también la cena. Un experto de la queja bancaria, pero también de charlas cotidianas. ¿qué es eso de mandar astronautas a la Luna? Mandemos monos, es lo mismo. ¿Por qué respiramos oxígeno? Hay que superar esa idea, hay poco, aprovechemos para evolucionar, o ¿me van a decir que eso no lo pueden hacer los científicos? No.
Un buen día las quejas se extinguieron. Vaya uno a saber por qué. Problemas en la economía. Tal vez en los planetas, ahí donde está todo mal. No sé, dejó de quejarse, y no hizo bien, no lo entiendo, las personas son un grano en el culo de todo. Tanta paz no la entiendo. En fin, a este hombre que guardaba un record mundial de quejas le llegó el final en su corta carrera.
Para concluir esta historia sin sentido, el hombre conoció la felicidad. De una manera extraña. Lo compró en un sitio de internet. Una oferta. Ser feliz por quinientos pesos. Depositó. Le llegó un fantasma, con espinas. Le tragó toda la energía, doy fe. Y después la transmitió para otro lugar, como una antena que funciona horrible. Todas las antenas funcionan horrible. No sé para donde fue, esto es una mierda. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...