lunes, 13 de marzo de 2017

Día 1028: Huellas borradas

Habría que acabar con el mentirismo de las masas. Información inconexa, supuestos males acaecidos en la población y cosas así. No reniego del pozo en el que nos metieron. El problema es el llanto por la oscuridad. La naturaleza de lo bajo y aquello que negamos por imposible. No, no lo es, más bien lo contrario. Sucede. Y seguido. A veces la causalidad redunda en el azar. Y la coincidencia mayor, una red. Una telaraña de abismos, atados con el poco alambre que resta.
La volición es la gravedad, forzada, de un  agujero negro. El cuerpo tiende a desaparecer en sus contornos, perdido en su propia necesidad de trascender la singularidad del evento. Pero ocurre. Y vaya uno a saber cómo. Es misterio. Secreto de iniciado. O palabra de dios. O inutilizador de métodos científicos. Están por todos lados. Huellas borradas. Pistas falsas. El pandemonio de una escena del crimen. Otro retrato del Greco. Intencional. Irrevocable. El peso de la sentencia, una condena a vivir tan poco como sea suficiente para desconocer.
No se preocupen, la información es innegable. Ocurre como los mejores cánceres. Somos carne inflamable, entiendan. O no. El negocio a veces está en permanecer sedado. No se preocupen. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...