sábado, 18 de marzo de 2017

Día 1033: Los nervios

En el placer encontré una necesidad. Y no sé cómo fue. Me olvidé en el trayecto. Fui esa bala perdida que se alojó en un cráneo desconocido. Placer al éxito. No debemos parecer solventes al coraje, eso es otra cosa. Porque nadie nos registra en la entrada. Es un viva el divertimento. Por supuesto las noches son todas parecidas. Y con nuestro espíritu.
Adoré un cielo cargado de nubes por temor al refucilo. Lo que viene después, el acojonante final. No vamos a ver nuestras caras cuando la vergüenza nos pinte de rojo todo. No vamos a ver. Eso es para otro momento. Para el relajo de la especie. Tal vez compartir unos cuantos momentos hasta que se apague el sol y tal vez el mundo.
Nos veremos en otro pedazo de la historia, coagulados en el momento. Sabremos decir los nombres, quizás de memoria, pero nunca diré lo que es, aunque la fuerza sea mucha. Aunque la tentación quiebre. El monumento sigue, y el espanto permanece. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...