lunes, 3 de abril de 2017

Día 1048: Último intento después del último intento

Voy a retirarme a la fuerza. Ya saben, con guirnaldas y panchos vencidos. Sirvan sidra picada, a mí no me importa la muerte o lo que ella acarrea. Ya saben, gusanos. Descubran el telón y que el cielo se quiebre hasta el polvo. No voy a oír más, el pabellón se secó. Al borde de la catástrofe nos gusta estar, hay linda vista. Lindas fotos. El reintegro no llegó. Estamos pobres, mustios. Abandonados a un azar que no nos quiso más.
Terminé mi oración a la mitad. Tuve un nacimiento in media res. Mi estrategia, infantil, de prevalecer ante todo. Tengo que ser viejo para dejar de ser. Que la cosa deje de ser voluntaria. Una enfermedad puede venir o irse. O insinuar un porvenir difuso. No es lo que parece.
Solíamos querernos, con el amor de un intento fallido. No reverdecer no aún en los peores momentos. Un vestigio hace a su esencia. Hay muchos testigos y pocos criminales. No terminen su condena. Aún hay más.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...