lunes, 17 de abril de 2017

Día 1062: Jonestown

Culpable hasta que se demuestre lo contrario. Las pruebas admiten el error humano. Saben, todo empezó ahí, en el invento, en el posterior regodeo de la mentira. Nadie quiso el desmadre. Tenían que ser discretos. Y todo el mundo observa las barrabasadas del pueblo perdido. Comida del diablo, así le decían a sus pobladores. Empezaron los usufructos y no se preguntaron si fue real o tal vez el espejismo de un crimen cometido, al menos, sin querer.
Las personas con el tiempo pierden el tacto, inventan realidades y escapan. Pero siempre hay un sabueso con el ímpetu necesario para la búsqueda. Es cuestión de tiempo. Así se descifran los mensajes, incluso los códigos más inexplicables. Allá está la prueba, a unos cincuenta kilómetros de la ciudad. Un pueblo que arde por el fuego de sus propios habitantes. Fueron entregados a la lujuria del libre albedrío y decidieron montar su propia Sodoma.
Ideas radicales. Alas de izquierda aprovecharon el impulso. Los degenerados liberales tomaron el púlpito e inclinaron a las masas a su favor. Un incendio no necesita de chispas si se propaga solo y nace de la nada. No tardaron mucho en comprender que la muerte es la solución última a todos los problemas. Y así lo hicieron.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...