martes, 25 de abril de 2017

Día 1070: Más tormentas

Enloquecí y es definitivo. Lo decreto. Saluden al Rey Carmesí. Mi ojo ya no puede sostener la necedad del olvido. Es culpa de los sueños. Porque tienen sentido y vivo algo que no. Algo que no. Cuánta tela van a manchar. Digan la pregunta. Cambien la clave. Vienen por nosotros. No adquieran el hábito de la observancia. No respondí cuando me señalaron con la marca.
Mi yo taciturno se puso a esperar. No quiero pensar en lo que viene, en mi final. Soy tan quisquilloso como toda la pérdida de la razón me lo permite. Resisto, insisto, desisto, es algo más de lo mismo. Algo. Y ustedes, con su culpa de juguete. Quiero abandonar la trinchera. Quiero que me caiga la bomba encima y hacer explotar todo. Me hundo aunque no quiera, esa es la verdad.
Y otras tantas. Otra. Mi cerebro inventa excusas para refugiarme de la lluvia y yo quiero mojarme. Así, húmedo, con la piel achicharrada. Deseo que venga lo que venga que venga. Acá, sentado de pie, valiente nuevo uno. No voy al engaño o a la indulgencia del fallo que corta toda parte de mi cuello con guillotinas para el caso. No es mensaje del ayer. El cuerpo tiembla y es hoy. Acá el incendio sucede siempre y es.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...