martes, 16 de mayo de 2017

Día 1090: La casa muerde

Mandaron a construir la casa con otros propósitos. Tenía un frente muy lindo, dos habitaciones e incluso un baño con ducha escocesa, pero qué mierda, nadie iba a vivir ahí. A nadie se le ocurriría algo semejante. La casa, por supuesto, es una trampa.
Existen ratones pequeños. También los hay obesos. Cuando exceden los tamaños convencionales se los llama humanos. Eso era, una trampa para humanos. La casa provocaba con su encantamiento, un nuevo canto de sirenas. La tentación previa al disfrute. Y se los devoraba. Unos dientes de ladrillo y cemento salían de las paredes. Sin tiempo para misterios mayores, sin aclarados en la trama. Ocurría y punto.
Las autoridades percibieron las irregularidades. Desapariciones, asesinatos, asociadas a la casa. Ante la falta de propietarios, el terreno cayó en manos del fisco. Mandaron a destruirla. La casa, como lo haría cualquier animal agazapado a la espera del peligro, se defendió. Y mordió, trituró, despedazó, con tal de salvaguardar su existencia.
Planas mayores. Altas esferas del estado se activaron.Y sobre sus hombros cayó la responsabilidad de la casa embrujada, o asesina, o lo que sea. Tiraron bombas. Utilizaron retroexcavadoras. Nada la tiró abajo. Con los esfuerzos realizados no alcanzó para destruir la casa. Y no se gastaron más. Construyeron una valla y un cartel. Cuidado, la casa muerde.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...