jueves, 25 de mayo de 2017

Día 1099: Amar

Ser la llamada del que espera. Son dos rincones y no hay culpables. O mejor podemos tener algo parecido al amor, y un temor insolente para abrigarnos de lo que venga. Allá afuera hay gente que se ama, que desiste de entregar el reinado de lo otrora oscuro a las fuerzas de vaya a saber que. Hay gente que ama y desea la piel. El contacto de lo querido, bien dentro, inseparable, un pegamento vital.
Allá afuera hay algo que trasciende la feromona. ¿Se lo explican? Hombres de bata se lo preguntan, quizás una flor la ciencia. Un cuerpo confundido en los pastos químicos de su cabeza. Arrinconado contra el curioso lamento que exige la venganza. La sed destructiva de la no atención, de la anomia imperfecta.
Morir en el abrazo, en el dibujo de la insolencia de un mundo aún no descubierto. Esperar tal vez se haga largo, corto, angosto, derecho, si el tren de la sensación es así. No volveremos más, crudos, el mismo camino. Ahí estamos.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...