sábado, 27 de mayo de 2017

Día 1101: Apatía

No sé contra qué tiempo corro, contra todos. Lo malo, lo absoluto. El coordinado espanto que me acojona los huesos. No tengo intención de ser algo más que la simple pertenencia de un coleccionista. Ya no valemos, carne despojada, un silencio incómodo nosotros frente al mundo. Nunca fuimos suficiente.
No es la desidia la que gana, es la acumulación. El instante del uno tras otro, y el nada cambia. Del igual, similar, gris, opaco y va y viene, hasta que llega a ser lo que siempre imagina. No, un igual. Qué hacer cuando el clima se imponga, cuando la catástrofe caiga sobre nuestros hombros. De la esperanza perdida nos contagiamos.
Valdríamos algo. Seríamos la fuente. El clamor de una campana descompuesta. De la suerte perdida nunca ganada. De mirar con otros ojos al estúpido asesino de nuestras palabras. La vivisección del espíritu, una coraza de ultratumba. Podría robar más tiempo, y no sé para qué.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...