lunes, 29 de mayo de 2017

Día 1103: Una separación

Tendrán niños hermosos y así será la vida. Tomarán el té con edulcorante y comerán una galletita húmeda que se pudre en una caja de cartón. Esconderán su amor bajo la acumulación de los días, para ser foráneos en su tierra. Inventaron un lenguaje extraño, pero eso es pasado. La cosa de la carne olvidada y esos deslices del no cariño.
A veces querrán entenderse aunque ya no quede jugo. Disipar los calores. Y se olvidan de eso, de la tarde en que se conocieron, de la noche en que desearon, de la mañana en que fueron y ese abrazo, testigo, de ellos. Y poco a poco las tierras grises, áreas en discordia.
Un tiempo mejor vendrá. Luz opaca. El manojo criterioso de penas. Los agarra desvelados, sin posibilidad de tiempos mejores. Alguien cerrará la puerta, un hijo tal vez. Extraños en un mismo cuerpo. Vanguardia, insolencia y la dejadez de las arrugas. Quebrados, pero unidos.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...