viernes, 2 de junio de 2017

Día 1107: Diagnóstico

El hombre deficiente no sufre tanto. Quiere que le vendan una jubilación barata, para explotar a sus nietos en las minas de carbón y vender sus riñones al precio del dólar. El hombre deficiente dice que no es para tanto. Gasta su herencia en pastillas y no se cansa tanto así. Al fin del día el hombre deficiente tiene una esperanza, pero pequeña, domina la casa con las uñas, uñas de serpiente. Vean que la noche cae, y el hombre deficiente se observa en el espejo con la predilección del especialista. Dirá, voy a hacer una autopsia con mi cuerpo, por amor al placer del arte. Hundan las narices en el formol y vuelen junto con sus sueños, para despellejar los corazones de aquellos hombres deficientes que pululan por la Tierra, que dicen cosas de hombre grande, para parecer señores con plata, señores con cuña, señores con amigos, señores con señoras, señores de grandes reinos. Hagan que parezca todo normal, para el hombre deficiente lo es. Y así el telón del mundo nos abandona, que se cae y cae, por siempre siempre y jamás.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...