martes, 6 de junio de 2017

Día 1109: En baja

Vidas tiradas al cansancio. Poco elegante. La ruina. Dejar estar. Y el horno que se queda sin bollos. No más frases cursis. No más finales inesperados. Un cuello torcido. Una esperanza que no se cansa de fallar. No voy a tomar medidas restrictivas. El corazón aparte. Estoy dolido de tanto polvo. Con esa cadera rota no vas a aguantar, me dicen, es la desgracia de Tiresias, que ciego contra el mundo libra una batalla contra el ver demasiado. 
Mi cielo pintado de novocaína busca el dolor, quiere la calma. Quebrado desde el nacimiento. Vivir es una foto a medias. Fuera mundo, atrás el mirar de soslayo a quien lo requiera. No volveré a ser igual. No tendré la misma luz, la misma carga de oscuridad. Volver a pasearme en los rincones olvidados de mi persona. Descubrir lo viejo, lo que ya estuvo una vez. Lo maldito.
Abriré la ventana, porque es lo que resta. Lo que hay. No ver amanecer la casualidad. El ojo oculto, putrefacto, del viejo garante de lo inesperado. No veo venir más que lo obvio. Las horas cansadas. El muerto cansado de tanto cansancio. Brazos en bajo. Brazos en bajo. Y alma al poniente. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...