viernes, 30 de junio de 2017

Día 1134: Incomodidades

Una pollera corta y una actitud temerosa, solo eso se necesita para salir a la calle. Nada de ropa interior. Al carajo las camisas. Solo esa pollera demasiado corta, que deje filtrar el huevo y el resto de las cosas con las que viene un hombre a la tierra. Van a confundirlo con un escocés borracho, es cierto, pero sabemos bien que no es así. Allá va el protagonista de nuestra historia. No se detengan, tenemos que perseguirlo, miren que camina rápido. Nos vamos a acercar, pero no tanto, no es necesario que se de cuenta que lo observamos.
Aún casi desnudo este hombre esconde un secreto, algo que va a poner el peligro esta trama. Vamos al principio. Nació un 24 de febrero de 1952, pesó 3.620 kg. si precisan saberlo. No creo que les importe. Sé que están como distraídos. El hombre acapara su mirada mental. Se lo imaginan ahí, con esa pollera corta, que por cierto no es de color amarilla. Es una pollera a cuadrillé, como los kilts escoceses. Un evento familiar marcó la vida de este muchacho cuando cumplió los once. Un camión le quitó a sus padres. Fueron casi directo al cementerio, sin tocar el piso de un hospital. Así de muertos quedaron. Y lejos de convertirse en Batman, este hombre se recluyó aún más en sí mismo, si es que algo así sea posible en una persona ya de por sí introvertida.
Este hombre creció como pudo, a los tumbos. Un buen día descubrió que tenía una capacidad innata para incomodar a la gente. Si se llevaba un moco de la nariz a la boca, si se sacudía el pito de manera exagerada en la parada del micro, si se ponía desnudo en la calle y empezaba a gritar, todo era motivo de incomodidad en las personas. Tienen poca tolerancia, solía pensar nuestro personaje. Y mientras nos detenemos en estos detalles el hombre se escapa de nuestra vista.
Contemplen. Ahí lo tienen. Empuja una piedra. Calcula. Son como cuarenta y pico segundos. Un chasquido casi imperceptible. Lo más complicado es el primer paso. Vencer la inercia. Luego el hombre recordará su historia, su talento quebrado. Vine al mundo a incomodar. En la morgue van a hablar de mí, estoy seguro. Y saltó.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...