jueves, 6 de julio de 2017

Día 1139: Espiralado

No quiero odiarme. Es el estado de las cosas que pone así, quisquilloso, poco tolerante, tal vez insolente ante el pesar de la galaxia. Lo mio es nada. Algo para molestar. En esa piel no me siento cómodo. Existe un límite que no conozco, que no varía, que es invisible a mis intentos. Tendría que ser expuesto, confinado al eterno sufrimiento. 
Podría controlarme un poco más, si eso estuviera a mi alcance. Así no funciona. Los mecanismos giran. El reloj y su contorsión. Inevitable. Así y todo decido no quererme. Abro paso entre las olas y trago el vientre del mar. Creo en la razón justa del suicidio. Un momento justo para decir basta.
También hay más. Asuntos sin explicar. Tal vez una resurrección en el tintero. La moneda de cambio que somos todos. Y algo para agregar. Siempre. Siempre. Aunque el tiempo sea otro.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...